Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El ‘Señor de los Rallies’ pone el Turbo en su nuevo Fiat

El ‘Señor de los Rallies’ pone el Turbo en su nuevo Fiat

DEPORTES
Actualizado 02/04/2019 20:14
Bernat Díez

Agustín Álvaro se estrena con victoria en la nueva categoría automovilística, la N3. El piloto-mecánico de Soria conduce un rejuvenecido Abarth Grande Punto Turbo (Fiat). Aspira a levantar su segundo título consecutivo, tras hacerlo en la modalidad de ‘Históricos’ en 2018.

En la calle Navas de Tolosa de la capital soriana suena la sintonía del ‘Coche Fantástico’. El Michael Knight soriano lleva gafas de sol, pero no se enfunda la mítica ‘chupa’ de cuero que portaba el mítico personaje de ficción que encarnaba David Hasselhoff. Desde los 80 (durante la producción de la serie estadounidense), los tiempos han cambiado y Agustín Álvaro, quien hasta hace poco pilotaba un Citroën (casi tan histórico como el Pontiac Firebird) se ha modernizado. El piloto soriano ya ha debutado (Lorca) en la N3, categoría de rallies que ha creado la Federación Española de Automovilismo este ejercicio. Lo hizo con victoria y aspira a revalidar la copa que levantó, y que enseña a Soria Noticias, como campeón de España de Rallys de Tierra en la categoría de Históricos (2018).

La crudeza y la dureza de los rallies españoles ven pasar rápidamente al nuevo Abarth Grande Punto Turbo de Agustín Álvaro. Su vigente ‘KITT’, que va “fenomenal” y cuenta “con una buena suspensión, su punto fuerte”, está reparándose. En un taller de carrocería, se le está acoplando el cubre carter a su competitivo Fiat. Estará a punto para Córdoba y Navarra, las siguientes paradas de la N3.

Quemó rueda en Lorca, donde estrenó la nueva categoría N3. “La puesta a punto fue bien. Llegábamos con los deberes hechos”, apunta Álvaro. Una vez allí, “los resultados fueron buenos, ya que pudimos realizar los reglajes oportunos”, confiesa. Solucionaron a tiempo los problemas “con el puente trasero” del vehículo. Se convierte en el primer piloto que vence en dicha categoría. ‘Agus’ inaugura el palmarés de la N3: “El rally fue muy duro y los contrincantes fueron cayendo, no por nosotros, sino por la dureza del rally”, ríe. Desde el primer tramo, mantuvo la primera plaza en Lorca con cierta ventaja. Las próximas pruebas de la N3 serán en Córdoba y Navarra, por este orden.

Trillando bólidos sobre la tierra. Su excompañero, el Citroën, le prestó su último gran servicio en el pasado Nacional, cuando se proclamó campeón, a finales de 2018, en la modalidad de vehículos Históricos. Ese Citroën se aparcó en 2011, pues “pensábamos que ya no lo volveríamos a usar”. Nada más lejos de la realidad, puesto que “tuvimos que volver a sacarlo mientras adquiríamos un nuevo coche”, manifiesta. Y ese ‘carro’ se enfrentó a un glorioso final antes de situarse nuevamente en la sombra. ”Volver a repetir victoria en un Campeonato de España fue un orgullo”, resume. Y hace hincapié en esa reiteración, ya que en 2011 levantó otro Nacional, el de las Ruedas Motrices.

Tradición. “Viene todo de familia”, apunta ‘Agus’. Es mecánico, al igual que su padre y su hermano. Reconoce ser un ‘manitas’. En su taller, ‘Talleres Suste’, “pongo a punto los coches de competición”. Además, su profesión le empuja a combinar papeles de interpretación en las pruebas a las que asiste y se sufraga él mismo: “Me tengo que quitar el mono de correr y ponerme el de mecánico”, afirma entre risas. En las competiciones, “soy conservador como piloto. Más que nada porque si se estropea, lo he de arreglar yo. Siempre tengo un as en la manga, unos segundos guardados que nunca uso por el bien de la mecánica”, subraya.

“Con mucho esfuerzo y granito a granito”, el piloto soriano se introdujo en el mundo del motor. Ha participado en slaloms y en los ralliess spint, regionales y nacionales. Se ha detenido en esta última disciplina. Allí está cómodo y reconocido.

En su niñez, jugaba al ‘Scalextric’. El pequeño ‘Agus’, quien “siempre llevaba un cochecito en el bolsillo”, se hizo mayor y emuló, comandando un volante por los parajes españoles, lo que teledirigía de niño. Lleva vinculado a los coches “toda la vida”. Ahora, Álvaro intenta enganchar a los suyos, a su familia. Su hija Luna apunta maneras, mientas que su mujer ya copilotó con él en el pasado. Eran tiempos de correr sobre el asfalto.

Comentarios...